miércoles, 13 de marzo de 2013

El récord de Merckx en San Remo

La idea de organizar una carrera que uniese Milán con San Remo surgió entre los años 1905 y 1906. Esa carrera se disputó por primera vez al año siguiente, en 1907, organizada por la Gazzeta dello Sport, y su alocado director, Costamagna. En la primera edición, de 288 kilómetros, algunas normas eran de locura, puesto que estaban prohibidos los avituallamientos o el cambio de ruedas. Solo pudieron finalizar esa primera edición 14 de los 33 corredores que la comenzaron, venciendo el francés Petit-Breton.
 
Pero fue a partir de 1910 cuando comenzó a agrandarse su leyenda, puesto que se disputó ese año en unas condiciones extremas. Tal fue el calvario aquel día que de los 70 inscritos, solo 7 lograron finalizarla. El vencedor fue el francés Eugène Christophe, el cual estaba convencido de haberse equivocado de carretera cuando divisó a lo lejos las casas de San Remo.

En las décadas siguientes, especialmente en los 50 y 60 se sucedieron varias ediciones al sprint, por lo que el director de la carrera decidió introducir novedades, y en los siguientes años se incluyeron en la carrera los cerros de la Cipressa y del Poggio, que fueron los que alargaron el recorrido hasta la distancia actual de 298 kilómetros.
 
La edición de 1976
El 19 de marzo de 1976 tomaron la salida de la Classicissima 192 corredores, con un favorito por encima de todo el mundo, Roger de Vlaeminck. `El Gitano´ había derrotado con contundencia a Merckx en la Tirreno-Adriático que había finalizado unos días antes. En un segundo escalafón estarían Maertens, Moser y un Merckx que no se encontraba en un buen momento físico, tal y como había demostrado en la Tirreno-Adriático, en donde había padecido una bronquitis. El propio Merckx lo sabía y así lo había declarado antes de la carrera, dando como máximo favorito al `Gitano´ De Vlaeminck.

La carrera marchó por los parámetros habituales durante los primeros dos tercios de la prueba, con numerosos intentos de fuga y el pelotón dejando hacer, ya que ninguno de los hombres fuertes del pelotón había intentado todavía nada. El movimiento más importante que hubo hasta la llegada al Capo Berta fue el de Renato Laghi y Raymond Poulidor en el Turchino, que no frucificó. 
 
No fue hasta después del kilómetro 240 de la etapa cuando se produjeron los primeros hechos reseñables del día. Fue en el descenso del Capo Berta, un pequeño puerto de poco más de tres kilómetros de longitud y una pendiente media inferior al 5%. En ese momento se quedó un grupo en cabeza formado por quince unidades. Puede que con la distancia que ya se había recorrido y los escasos 50 que faltaban a meta, ese grupo sea uno de los que haya reunido más quilates en los corredores que se iban a disputar la victoria de la Classicissima. Ese grupo estaría compuesto, aparte de por el propio Merckx, por los belgas Godefroot, Luc Leman, Rik Van Linden, Walter Planckaert, Patrick Sercu, Jean-Luc Vandenbroucke, Wilfried Wesemael y Roger De Vlaeminck, más los locales Gianbattista Baronchelli, Francesco Moser, Wladimiro Panizza, el holandés Gerrie Knetemann y el francés Michel Laurent. Había mayoría belga en ese grupo, pero ninguno deseaba el triunfo de un compatriota, y mucho menos Merckx el de De Vlaeminck ni viceversa.

Una vez concluido ese pequeño descenso del Capo Berta, el belga Merckx no hizo otra cosa sino atacar para intentar dejar descolgados a sus rivales. Atacó hasta en tres ocasiones en el llano, abriendo pequeños huecos de apenas un centenar de metros en cada ocasión. Pero el resto de corredores no le daban tregua y en cada ataque que realizaba el belga, ellos salían a neutralizar su escapada.
 
Fue cuando el grupo comenzó la subida al Poggio cuando se decidió la carrera. Llegó un brutal cuarto ataque del `Caníbal´ en las primeras ramapas de la subida. Nadie esperaba ese magnífico ataque, por lo que no hubo ninguna reacción inmediata. De Vlaeminck y Maertens cruzaron sus miradas como retando al otro a salir en respuesta de Merckx, pero ninguno tomo las riendas y se fue abriendo hueco. Tan sólo el joven Vandenbroucke, de 20 años de edad saltó al ataque y terminó enlazando con cabeza de carrera, convirtiéndose ahora en un dueto en busca del triunfo.
 
Se entendieron perfectamente en la distancia que quedaba hasta coronar el Poggio y una vez que lo coronaron, parecía claro que la victoria se la jugarían ellos dos. Merckx pidió colaboración a Vandenbroucke, buscando aprovecharse de su esfuerzo, como novato que era. Jean-Luc estaba extenuado, pero aún así entró a los relevos Una vez que ambos entraron en San Remo, Merckx le hizo una seña a su joven compañero de escapada, y un Vandenbroucke muy inocente se colocó en primera posición. Quedaban tres kilómetros para la meta y `el Caníbal´ había jugado de forma magestuosa sus cartas. Él ya sólo se colocaría por delante una última vez, y sería en la línea de meta.
 
Merckx ponía de esta forma el colofón a su carrera deportiva, consiguiendo la escalofriante cifra de siete victorias en once participaciones, y quedándose en solitario con el récord de victorias absolutas de la prueba, que hasta ese momento había compartido con el italiano Girardengo, con seis triunfos cada uno. Ahora Merckx, con siete, se había quedado solo en el altar de la prueba, como en otras tantas, estableciendo un registro que no ha podido ser igualado hasta el momento, y que parece muy difícil que alguien pueda igualar jamás.

Merckx declaró a los periodistas que había en la línea de meta que "Para ganar esta carrera, he tenido que llegar a San Remo sin Roger De Vlaeminck ante un posible sprint. Para ello tuve que elegir el momento para atacar".

Por detrás, antes de coronar el Poggio se habían marchado por delante del grupo Michel Laurent y Panizza. El francés, ganador de la última París-Niza, coronó con un retraso de unos 15 segundos, seguido a pocos metros por el italiano del conjunto Scic. El resto de corredores ya no contaban para los puestos de honor de la carrera. Habían esperado un más que posible ataque de Merckx cerca de coronar el Poggio, como hiciera el año anterior, y ese ataque en la base les había desmontado por completo, dejándoles con un palmo de narices. Al acabar el descenso nada había cambiado y tanto Panizza como Laurent marchaban con unos metros de ventaja con respecto al grupo, lo que permitió que se jugaran al sprint el último cajón del podim. Finalmente esa tercera plaza iría a parar al corredor local Panizza, que fue muy superior en la llegada a un agotado Laurent, quien casi fue atrapado por un grupo que encabezó Planckaert en su llegada a meta.

De ese grupo que perseguidor, varios corredores sufrieron caídas con diferentes consecuencias. El primero en caer fue Maertens, impidiéndole de esta forma el terminar la carrera. Peor suerte sufrieron otras víctimas de caídas, como fueron los casos de Dietrich Thurau, quien sufrió una dislocación de hombro o de Boifava, que sufrió una fractura de muñeca. 107 corredores, de los 192 que habían tomado la salida, no pudieron concluir la prueba aquel día, lo que es un claro indicativo de la dureza de la 67ª edición de la Milán-San Remo.
 
"Cuando Merckx atacó no hubo foma de seguir con él" declaró Laurent al concluir la prueba. "Traté de escaparme en la subida, pero tampoco pude hacer eso, por lo que estoy contento con la cuarta posición. Creo que me encontré más fuerte hoy que durante la París-Niza".

La Milán-San Remo del récord de Merckx iba a acabar, sin embargo, con un gran escándalo. Jean-Luc Vandenbroucke inicialmente finalizó la prueba en segundo lugar, pero al no presentarse a un test antidopaje posterior a la prueba fue descalificado de su resultado. Panizza fue ascendido del tercer al segundo lugar de la carrera, mientras que la tercera plaza del podium quedó vacante.

Clasificación 67ª Milán-San Remo:
1- Eddy Merckx (Molteni-Campagnolo) a 6h 55´28´´
2- Wladimiro Panizza (SCIC-bic.Colnago) a 28´´
3- Anulado
4- Michel Laurent (Miko-De Gribaldy) a 31´´
5- Walter Planckaert (Maes Pils-Rokado) a 33´´
6- Rik Van Linden (Bianchi-Campagnolo) m.t.
7- Patrick Sercu (Brooklyn) m.t.
8- Roger De Vlaeminck (Brooklyn) m.t.
9- Francesco Moser (Sanson) m.t.
10- Walter Godefroot (Ijsboercke-Colnago) m.t.


Saludos a todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada