jueves, 31 de marzo de 2011

"El Chava" Jiménez (parte II)

En esta segunda parte acerca del Chava Jiménez, voy a comenzar hablando a partir del año 1999. En ese año, como ya se comentó en la anterior actualización, obtuvo la primera victoria en la etapa que finalizaba en el Angliru, por delante de Tonkov. Un final muy polémico, ya que el ruso comentó que los coches y las motos de la organización le habían cerrado el paso durante el último kilómetro, lo que permitió que el Chava le alcanzase y batiese en la línea de meta.
 
Al año siguiente, todavía tuvo alguna aparición digna en el Tour de Francia, pero no así en su prueba preferida, la Vuelta. De ella se retiró, pero antes había realizado unas declaraciones en las que comentaba que no lo estaba pasando nada bien. Por último, las pedaladas finales que dio como profesional fueron al año siguiente, en la Vuelta. Su prueba. En esa última participación, obtuvo 3 victorias de etapa en alto (9 en total en su carrera - record), su cuarto jersey de líder de la montaña, y además, el de líder de la combinada, por primera y última vez en su carrera.

Y es que esas fueron sus últimas pedaladas como profesional. En el invierno de ese 2001 se dejó llevar por los placeres de la noche, por la fiesta, el alcohol, y lo que no era alcohol. Meses después intentó recuperar el tiempo perdido, con una dura preparación. Incluso llegó a hacer la concentración en Estepona con sus compañeros. Pero esa preparación fue contraproducente a largo plazo. A raíz de ahí se vio sumido en constantes depresiones. Se le siguió asociando a la noche, y no precisamente en solitario, puesto que presuntamente en ellas también estaba inmerso Iker Casillas (recordad su extraña suplencia en el R. Madrid a partir del 3 de Marzo de 2002, hasta el Mundial).
 
Tras los malos efectos de esa preparación física llamó a su director, Unzúe, para decirle que abandonaba, que colgaba la bicicleta. Simplemente se dedicó a vivir la vida... nocturna, sobre todo. Realizó 2 nuevos intentos para volver a coger la bici, yendo a 2 concentraciones con su equipo. La primera fue en la primavera de ese 2002, en Ávila. La segunda, a finales de año, en Gran Canaria. Pero su cabeza ya no era la de un ciclista. El se había acostumbrado ya a otro tipo de vida. Aun a pesar de eso, en Mayo se casó con la hermana de Carlos Sastre, Azucena. Con ella pensaba formar una familia, pero no le dio tiempo a hacerlo.
 
El Chava simplemente era un tipo especial. El siempre iba por libre en su equipo, el Banesto, y también en la vida. Llegó al corazón de todos, o casi todos los españoles, por su forma de ser, por su forma de montar en bicicleta y de arrancar en los puertos, de dejar atrás a sus rivales en la montaña, y como no, de perder todas sus opciones por la disciplina contrarreloj.
 
Sin duda alguna que de ese equipo hay mucha gente que aun deba tener cargo de conciencia, incluido su director, Unzúe, puesto que de ellos, muy pocos intentaron o quisieron ayudarle. Él se ofreció a correr de manera gratuita, simplemente como forma de agradecimiento a su equipo de siempre, y a su afición, y la invitación le fue declinada. Eso fue un golpe muy duro, desde ese momento ya, la depresión fue la mayor pendiente de su vida, y curiosamente en un escalador como él, la única que no superó.
 
Parece ser que estaba superando sus problemas en ese 2003, pero le llegó un terrible y mortal último golpe. Fue la Vuelta a España de ese año, en la que no participó. Su prueba. No pudo, no fue capaz de verla por televisión.
 
Finalmente pasó las últimas semanas de su vida ingresado en la Clínica San Miguel, para superar tanto su depresión como su adicción a las drogas. Pero ni una cosa ni la otra. Terminó muriendo, entre la tarde y primera hora de la noche del 6 de Diciembre de 2003. Las causas parece ser que fueron por un ataque repentino al corazón. Pero ese ataque, directo al corazón, ya lo había sufrido hacía más de año y medio, justo cuando colgó la bicicleta. La prensa deportiva, simplemente lo señaló al día siguiente en un rincón de la portada de sus diarios.
 
“Mi hijo ha muerto como siempre vivió, al ataque y de repente”. Esas fueron las palabras de su madre tras la muerte del ciclista del Barraco.




p.d: siento no haber podido colgar el vídeo en la actualización anterior, pero un problema con el montaje del mismo, me lo ha impedido. Seguiré intentandolo.

saludos a todos!!

1 comentario:

  1. hoy mañana y siempre con el chava en el corazon

    ResponderEliminar