martes, 8 de mayo de 2012

Aprica 99, el fin de los días

El Giro d´Italia del año 1999 había preparado una penúltima etapa escandalosa, una etapa de homenaje. El homenaje a una de las mejores etapas de toda la historia de la carrera, la que sucedió 5 años atrás en Aprica. Y con esa etapa, también se iba a homenajear al que fue su principal protagonista en aquella ocasión, Marco Pantani. Pero, desgraciadamente ese sueño de etapa, la de Aprica 99, se iba a desplomar en unas horas terribles. Esa etapa, aquel 5 de junio de 1999, supuso el fin de los días, el inicio de la caída hasta la desgracia del ídolo, de Marco Pantani, quien también fue protagonista aquel día, aunque no por lo que a él le hubiera gustado.

En aquel 5 de junio se iba a disputar una etapa que iba a ser prácticamente una reedición de la gran etapa que tuvo lugar en 1994. La etapa iba a tener el encadenado Tonale-Gavia en vez del Stelvio como entonces, pero el resto, iba a ser un calco. Desde Bormio se iba a descender por el valle de la Valtelina y se iba a afrontar la temible ascensión al Mortirolo, seguido por un paso por Aprica, una ascensión al durísimo Valico de Santa Cristina y un final rompe piernas hasta Áprica de nuevo. La etapa había sido diseñada para que fuera un baño de multitudes para Marco Pantani, la guinda de un Giro diseñado para que el de Cesena tocase el cielo después de su último glorioso año en el que hizo el, hasta hoy, último doblete Giro-Tour. Pero todo se iba a torcer en una negra mañana para el ciclismo.

Durante la mañana el equipo Mercatone fue llamado para que sus corredores pasaran controles de sangre. La EPO estaba más a la orden del día que actualmente, y se quería combatir mediante unos controles que, como se demostró más tarde, no eran un método fiable absolutamente que indicara el uso de esta sustancia. Marco Pantani había dado una tasa de hematocrito inferior al 50% -si lo superaba, se consideraba que el corredor había recurrido al uso de EPO- en los controles internos del equipo, además de dar el día anterior un 46%, por lo que su sorpresa fue mayúscula cuando le confirmaron que su tasa era del 52%. Era expulsado de la carrera el día antes de que esta terminara, cuando había sentenciado la general el día anterior. Su máximo rival era un joven Savoldelli, quien se encontraba a más de 5 minutos en la general. De golpe y porrazo, le habían quitado todo al Pirata.

La noticia corrió como la pólvora. La RAI rápidamente hizo una conexión de urgencia con la carrera, para informar de la expulsión del ídolo local. Velo o quien iba a ser el líder, Savoldelli, habían pasado el control por los pelos, pero el único que no lo había superado era un Marco que estaba desconsolado, no entendía lo que sucedía. Su equipo, una escuadra que contaba con gente como Velo o Garzelli, solidarizándose con él, tampoco tomaría la salida de la etapa.

No era la primera vez que esto sucedía en la carrera, puesto que 30 años atrás, exactamente, el gran belga Eddy Merckx también fue expulsado de un giro, que como Marco tenía ganado. En la improvisada rueda de prensa que dieron ambos campeones a raíz de su expulsión de la carrera proclamaron su inocencia. Estas fue la frase más rotunda que dijo Marco en su rueda de prensa:

“Sí. A lo largo de mi carrera he tenido que superar dos gravísimos accidentes… pero esta vez, moralmente… hemos tocado fondo…”

La expulsión de la carrera de Marco supuso que los tifossi que se encontraban en las carreteras mostrasen su más absoluta ira y llegasen incluso a realizar piquetes, tanto en el Gavia, como en el Mortirolo e incluso antes de la llegada a Aprica, al tiempo que coreaban el nombre de su campeón. Pero para cuando los ciclistas hicieron la salida, en Madonna di Campiglio, la policía ya había actuado, levantando esos piquetes. La etapa se pudo disputar con total normalidad, salvo por los abucheos que recibieron los corredores cuando pasaban donde se encontraban esos tifossi.

La nueva clasificación iba a estar liderada por Paolo Savoldelli, quien anunció que no portaría la maglia rossa de líder en aquella jornada. Su ventaja era insignificante con respecto al segundo clasificado, Gotti, de apenas 34 segundos, y de un minuto y un segundo con el tercero, Jalabert. La clasificación de la Montaña pasaría a estar liderada por Bettini y la Regularidad por Jalabert.

La carrera fue bastante lenta por los problemas que estaban causando los tifossi hasta que llegaron a la zona más dura del Gavia, en donde lanzó un ataque el Chepe González, tras quien se lanzó Hernan Buenahora y el italiano Gentili, pero no consiguieron darle alcance en la subida. Ese ataque fue simplemente para coronar en cabeza la Cima Coppi de aquella edición y conseguir así la clasificación de la montaña de la ronda de ese año. El trío cabecero se convirtió en cuarto en el descenso, cuando los dio alcance Fagnini, pero su aventura no llegó muy lejos, ya que tras superar Bormio fueron adelantados por el pelotón. Se encaminaba un pelotón reagrupado y comandado por el equipo Pólit a la subida del Mortirolo. Un Mortirolo que había estado esperando a un Marco Pantani que jamás volvería a ascender sus rampas tras la mítica etapa de Aprica 94.

En las primeras rampas del puerto se produjo el esperado ataque de Gotti. Heras, Jalabert, De Paoli y Simoni secundaron su ataque. También un Chava Jiménez que rápidamente quedó cortado. No fue así con un Savoldelli que comenzaba a hacer aguas, incapaz de seguir al sexteto que pasó a ser quinteto tras cortarse el Chava. Un quinteto comandado en todo momento por un pletórico Gotti. Tan fuerte era su ritmo que De Paoli y Jalabert también cedieron rueda, por lo que se quedó en solitario un trío cabecero formado por los 3 mejores escaladores que quedaban en la carrera: Gotti, Simoni y Heras. Por su parte Savoldelli se iba hundiendo poco a poco a medida que avanzaban los kilómetros del puerto. Corredores como Jalabert, Virenque, Camenzind o Gontchar habían dejado atrás a un líder de la carrera que estaba perdiendo su privilegiada posición en las rampas de uno de los puertos más duros del mundo.

El primero en coronar el Mortirolo fue Gotti, por delante de Heras y Simoni. Los 3 abrieron un hueco de hasta un minuto y 20 segundos con el siguiente corredor, el sueco Axelsson. La ventaja con respecto al dúo Savoldelli-Virenque se había ido hasta los casi 3 minutos. Entre medias, habían coronado Gontchar o Jalabert, pero todos ellos a un mundo de cabeza de carrera. Al comenzar el descenso, Savoldelli, “il falco”, no se lo pensó mucho y se lanzó a tumba abierta, hasta contactar con un Gontchar que le sería de gran ayuda en el camino a Aprica.

En el primer paso por Aprica las diferencias del trío cabecero habían aumentado ligeramente con respecto al grupo de 7 que se había formado por detrás, liderados por Savoldelli y Jalabert, aunque era Gontchar quien tiraba la mayor parte del tiempo del grupo. Poco más de 3 minutos separaban a ambos grupos, pero esas diferencias estaban dejando sin Giro a Savoldelli y sin podium a Jalabert.

Rápidamente llegó cabeza de carrera a la última dificultad de la carrera, el temible Valico de Santa Cristina. Ahora era Simoni quien llevaba el peso de la fuga, mientras que Gotti guardaba fuerzas, tras haber realizado la mayor parte de la subida al Mortirolo en cabeza. Por detrás Virenque quedó rápidamente cortado, en las primeras rampas del Valico, mientras que Savoldelli y Jalabert se ponían al frente del grupo perseguidor.

A un kilómetro de coronar el Valico, Gotti intentó realizar una aceleración en cabeza, pero Heras, viéndole venir, aceleró el ritmo de una forma impresionante, haciendo sufrir a sus dos compañeros de escapada. Roberto Heras había dejado las cosas claras en apenas un acelerón. Él había mostrado a sus compañeros que iba a ser el ganador de aquella etapa. Los 3 corredores coronaron el Valico juntos, en armonía. Por detrás, el menos débil del grupo era Savoldelli y en las últimas rampas lanzaba un ataque para defender su posición de podium, dejando atrás al resto de su grupo. Coronó con un retraso de 4 minutos y 18 segundos, 10 segundos menos que el resto de su grupo. En el descenso, consiguió recortar 12 segundos al grupo cabecero, que serían determinantes en el desenlace de la carrera.

En la meta, se produce un sprint en el grupo cabecero, en el que termina imponiéndose fácilmente Roberto Heras, seguido por un Simoni exhausto y por un Gotti que hizo los últimos kilómetros a rueda y decidió no disputar la victoria de etapa. Savoldelli viene apretando los dientes por detrás para salvar la segunda posición del podium, llegando, tras un sprint larguísimo, a meta con 4 minutos y 5 segundos de retraso. Había salvado su privilegiada posición por apenas un segundo de diferencia con respecto a Simoni. El grupo de Gontchar y Jalabert llega a meta 40 segundos después de Savoldelli, retraso que no le permite a Jalabert salvar una posición en el podium, aunque se va ganando 3 etapas y el maillot de la regularidad de la carrera.

En el podium se produjo la anécdota graciosa del día, ya que al ganador, Heras, le dieron un plato conmemorativo, que al levantarlo para mostrarlo al público, se le cayó al suelo. El público abroncó, de forma cariñosa a un Roberto que reía. Pero ese público no se mostró tan simpático cuando subió Gotti a recoger la prenda de líder, y empezaron a pitarle y abroncarle. Ellos habían esperado ver ahí a su ídolo Pantani, y en cambio se encontraban a un Gotti, quien no tenía la culpa de la situación que se había producido aquella mañana en Madonna di Campiglio. Sin duda no era la celebración que esperaba Gotti para su segundo entorchado en la carrera italiana.

Aquel primer sábado de junio de 1999, que estaba diseñado para que fuera el culmen de la fiesta del ciclismo no sólo no pasó a la historia como el día en que Gotti se convertía en bicampeón del Giro, dejando la carrera vista para sentencia, ni el día en que Heras conseguía su única victoria de etapa en la corsa rosa, sino que el 5 de junio de 1999 será recordado como el día que Marco Pantani fue expulsado del Giro de Italia. El día del comienzo del fin para el campeón italiano.


Saludos a todos!!

2 comentarios:

  1. Nunca nunca olvidaré esa estapa. Entonces yo tenía 10 años, pero desde la una del mediodía no me separé de la tele para ver como Pantani, uno de mis grandes ídolos acababa y empezaba otro, Heras. He buscado por todos lados esta etapa pero nunca la he encontrado. Enhorabuena por el blog, por cierto, llevo toda la tarde pegado leyéndolo. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      Yo he encontrado parte de la etapa del 99 que narro, aunque no aparece el primer ataque de Gotti
      https://www.youtube.com/watch?v=16sxwdAVDBg
      Un saludo!!

      Eliminar