martes, 1 de mayo de 2012

Gaul da la vuelta al Giro

Una etapa verdaderamente apocalíptica, para los corredores e incluso para los seguidores. Esa fue la deficinión que hicieron los medios de comunicación de la espectacular etapa que vio nacer la leyenda de Charly Gaul en el Giro de 1956, en uno de los días más duros de la historia del deporte.

 El sábado 8 de junio de 1956, el mismo día en que fallecía Marie Laurencin, una conocida pintora y grabadora francesa, se iba a producir una gesta de las que no tienen igual en la 39ª edición del Giro d´Italia. Dicha gesta iba a tener lugar en la vigésimo primera de esa edición del Giro (la undécima había sido anulada), una etapa que iba a unir Merano con el Monte Bondone, una cima mítica de la carrera, que estaban separadas por 242 kilómetros.

 La etapa iba a ser muy complicada para los corredores, ya que debían atravesar los pasos de Costalunga, Rolle, Brocon y el paso final por el Bondone, a lo que se unía el mal tiempo que iba a compañar a los corredores durante toda la etapa, y no como tradicionalmente se piensa, que fue sólamente en el Bondone. 

En la etapa no sólo se iban a jugar los corredores la clasificación general, sino que también se iban a jugar un extraño gran premio de la montaña, puesto que estaba dividido en 3 partes diferentes; la primera, la de los apeninos, ganado por Bahamontes, el Trofeo dello Stelvio por Aurelio del Río, y por último el único que quedaba en juego, el de los dolomitas. Ni que decir tiene que la batalla comenzó rápidamente en el primer puerto, para conseguir este último trofeo.

 El paso por Costalunga lo coronan en cabeza, bajo el granizo que les caía encima, Bahamontes, Dotto y un Gaul que el día anterior había perdido sus opciones en la general, puesto que había cedido más de 16 minutos el día anterior. Su ventaja era exigua con respecto al grupo del líder, por lo que hubo neutralización durante ese descenso, ya que los tres corredores no quisieron arriesgar, y se formó un grupo de 32 corredores.

El siguiente puerto era el Passo Rolle, donde rápidamente lanzó un demarrage Gaul. Abrió ventaja sobre Bahamontes y sobre Monti. El líder, Fornara, marchaba en un grupo más trasero, pero sin la compañía de su principal amenaza, Maule. Por delante Monti da alcance a Gaul y le deja atrás haciendo grupo con Bahamontes en la Gebbera.

La etapa estaba siendo una locura, y el frío comenzaba a ser preocupante cuando los corredores se iban acercando al Brocon, una ascensión que iba a determinar que la etapa sería inolvidable, cuando ya había realizado su llegada la nieve. El Brocon es coronado en cabeza por Gaul, quien de nuevo había vuelto a adelantar a Monti. Esta vez sería Padovan quien seguiría a Gaul al coronar el puerto, y le neutralizaría en el descenso. Gaul, según comentó él mismo, no sentía las manos y es por ello por lo que bajó bastante despacio, ya que no podía apretar la maneta del freno.

Padovan dejó atrás a Gaul en el descenso, pero el caos no había hecho más que comenzar entre los favoritos. Defilippis repentinamente cayó de la bicicleta y se quedó inconsciente en la carretera. Las asistencias se lo llevaron al hospital, donde permaneció varios días allí, bajo el diagnóstico de agotamiento absoluto. Otros ejemplos de abandonos iban a ser Jesús Galdeano, que se cayó en el descenso del Brocon, Botella que se retiraba por el frío y el hambre, o el propio Bahamontes, que se retiraba conmocionado por la caída de de Filippis.

Cuando faltaban aproximadamente 70 kilómetros para la llegada a la meta, la niebla se unió a la nieve. Había un bar en Strigno en el cual pararon varios corredores, para intentar recuperar el calor, pero fue en balde. Por su parte el corredor cabeza de carrera, Padovan, optaba por abandonar la carrera, lo que dejaba a Gaul como cabeza de carrera con unos 4 minutos de ventaja sobre Monti, cuando sólo quedaba por afrontar la subida al Monte Bondone, y más de 10 minutos con respecto a Magni, vigente ganador de la carrera.

Los abandonos en la carrera se van sucediendo irremediablemente, puesto que las temperaturas eran muy inferiores a los 0 grados. El ejemplo más representativo de la dureza de la etapa fue el abandono del líder Fornara a tan sólo 4 kilómetros de meta, incapaz de dar siquiera una pedalada más, o un caso similiar el de Buratti, quien se encontraba totalmente paralizado.

A mitad del Monte Bondone, Charly Gaul prácticamente había sentenciado su victoria de etapa, puesto que aventajaba en más de 12 minutos al siguiente corredor, Magni, pero un terrible desfallecimiento a unos 7 kilómetros de meta hizo peligrar, no solo la victoria, sino también su propia salud. Llegó semi-inconsciente a meta, y nada más cruzarla, se desmalló, teniendo una pierna casi congelada. Habían sido más de 9 horas encima de una bicicleta atravesando un infierno climatológico. Tiempo después él mismo reconocería que no recordaba nada de esos últimos kilómetros de la etapa.

 Fantini sería el siguiente corredor en atravesar la línea de meta, convirtiéndose en la revelación de la jornada, pero eso sí, llegaría a 7 minutos y 44 segundos del luxemburgués. El siguiente corredor en llegar sería Magni, a 12 minutos y 15 segundos. Tan sólo 39 corredores más cruzarían la línea de meta aquel día, para un total de 42 de los 89 que habían tomado la salida. El pelotón había perdido a más de la mitad de sus integrantes en aquel fatídico día, en la última jornada dura de aquel Giro, puesto que tras la etapa iban a quedar dos etapas de transición hasta su finalización en Milán.

Aquel día salió con una renta aparentemente cómoda de 3´27´´ Gaul con respecto a Magni, pero en las condiciones en las que quedaron los corredores a la línea de meta no se podía dar por hecha la victoria del pequeño corredor luxemburgués. En un día dantesco, en que los corredores habían sufrido agua, granizo, nieve y una dura jornada de montaña, había comenzado a nacer una leyenda, la del Ángel de la Montaña, leyenda que se confirmaría 2 años después, en el Tour de Francia, en otra dantesca jornada de un 16 de julio de 1958, en la etapa que finalizó en Aix-les-Bains.


Saludos a todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario